CPA

La publicidad en Internet tiene muchas formas. Gracias a la cantidad de alternativas para ganar dinero con un sitio web se ha creado un nuevo modelo de negocio. El CPA (coste por adquisición) es una de las fórmulas más efectivas que tienen hoy los portales para sus ingresos. Sin confundirlo con la llamada a la atención, nos encontramos ante un mundo de posibilidades que merece la pena descubrir.

¿Qué es el CPA?

Podríamos definir el CPA como coste por venta. Bajo su metodología, el anunciante solo pagará por cada una de éstas que haga a través de un anuncio. Ni el tiempo de permanencia ni las impresiones que se consigan con ellos va a suponer un conflicto para el empresario. De esta forma, nos encontramos ante una forma de publicidad online práctica, concreta y muy accesible. El sistema, que en ocasiones limita las posibilidades monetarias del receptor, tiene como garantía un mayor retorno de las conversiones.

Por regla general es el anunciante quien indica el precio por cada una de las conversiones. La multiplicación de todas las conseguidas en un mes es lo que hace la suma total de ganancias. Confirmando que no solo de Adsense viven las páginas web, durante años hemos visto cómo algunos espacios en Internet se han hecho de oro gracias a este sistema alternativo para ganar dinero. ¿Lo has llegado a probar tú?

Dinero ganado con campañas CPA

¿Para qué sirve el CPA?

El CPA tiene como misión anunciar campañas de publicidad online. Con la idea de que las empresas puedan dar salida a sus productos o hacer promociones de otros nuevos, establece un modelo de marketing a través de Internet que lleva tiempo dando muy buenos resultados. De carácter recíproco, esta alternativa sirve tanto para la persona que se presta su portal como para quien ha invertido el dinero en este contenido.

Mientras el usuario está recibiendo una pequeña comisión por cada una de las ventas que se hacen a través de su página web y/o aplicación, el anunciante tiene otra forma más de hacer llegar sus productos al público. El coste por adquisición tiene muchos terrenos posibles y siempre, dentro del marketing online, supone un mayor rendimiento a la inversión económica que hemos hecho en publicidad.

Usos del coste por adquisición

Una vez que nos ha quedado clara cuál es la idea del CPA, lo siguiente a conocer son el tipo de publicidad que se puede hacer con él. Por lo general nos encontramos ante un modelo que apuesta por el marketing de afiliación y las campañas display como alternativa única. No obstante, los banner dinámicos o el emailing (solo para ofertas muy concretas y sin caer en el spam) también son una buena opción para el cometido. Sin olvidar la intención final, nos encontramos ante una forma de anuncio de lo más interesante.

Controlando bien las campañas (no siempre funcionan las mismas que con CPM o CPC) podemos hacer una buena cartera con el coste por adquisición. Una de las garantías que contempla es cómo con solo colocar un bloque de publicidad en una página web se hacen pequeñas ganancias. Por lo general no tendremos que estar pendiente de cuánto dinero hemos hecho -diferente será que tú lo quieras mirar- sino que a final de mes, gracias al banner o el display que colocamos, veremos cuáles han sido los resultados.

Calcular el CPA, ¿una misión imposible?

Hacer un cálculo real del CPA nos puede dar una idea de cuántas son las conversiones que haremos y el beneficio final que vamos a obtener según qué casos. La inversión por canal % el número de transacciones es la fórmula común para conocer qué clase de resultados podemos tener una vez que haya vencido el mes. Con o sin control sobre cada una de las ventas, cuando hagamos el análisis de ganancias todo estará regulado bajo esta pauta inquebrantable.

A caso práctico supongamos que una ecommerce de moda hace una inversión de 1290€ al mes. Con una venta de doscientos veinticinco productos, gracias a la división anterior, el coste por adquisición le sale a 5,73€. Con artículos en un buen margen de beneficios, aunque sean caros, el ROI de su CPA se hace bastante positivo. Son infinitos los modelos de publicidad que podemos encontrar pero a la hora de hacer cuentas, todos pasan por la misma fórmula.

Ejemplo de coste por adquisición

Son muchos los ejemplos de CPA que podríamos poner. Con una demanda bastante fuerte en publicidad, cada vez son más las marcas que se entregan al método como alternativa para la promoción de productos. Amazon, cuenta con un sistema de afiliación que lleva tras de sí el coste por adquisición. Padre de las campañas de conversión, cualquiera que quiera conocer el sistema desde dentro puede probar con este imperio. ¿Cuál es la temática de tu página web? ¿Qué tipo de anuncio podrías meter? ¡Consulta las campañas y llévate una sorpresa!