Blogroll

¿Eres de los que cuando está viendo una película en Netflix o Amazon Prime Video gusta de ver esas otras cosas que vieron usuarios a los que les gustó lo mismo que a ti? Esta intención de poner a tu disposición todo lo que podría ser de tu interés es mucho más vieja de lo que crees. Con el blogroll los usuarios tenían acceso a contenidos que seguro iban a disfrutar tarde o temprano. Agregados por el propio blogger, nos encontrábamos con un mundo de opciones que a finales de los noventa era muy difícil de superar.

El mundo de la información y/o actividad periodística dio un salto de gigante con la llegada de Internet. De repente, tenemos todo tipo de contenido del que podemos disfrutar y, aunque algunos espacios son de dudosa credibilidad, cada vez son más las personas que consultan a Google todo lo que se les pasa por la cabeza. Con esto, saber que siempre habrá enlaces con los que podamos aprender algo nuevo motiva bastante.

¿Qué es el blogroll?

Asentado como concepto desde antes de que se le diese nombre, el blogroll es esa lista de portales web que se colocan en un lateral izquierdo de la página que leemos. Con la idea de dar visibilidad a contenidos similares a los nuestros, esta colección lleva tiempo siendo el recurso más utilizados entre profesionales del blogging. Hoy, que estamos más pendiente de la competencia que nunca, no es algo tan habitual pero sí se siguen viendo en espacios completamente altruistas o sin ánimo de lucro. ¿Lo es el tuyo?

A través de una técnica tan simple el usuario navega por temas que le son de interés. La idea de tener con nosotros todo un mundo de información sin siquiera salir al buscador es algo que sigue cautivando a los entusiastas que hacen uso de Internet para recoger datos que todavía no saben. Si cuentas con un espacio que recibe visitas de manera constante, ¿por qué no ibas a decir a tu público dónde hay más similar?

Contenido para blogroll

¿Para qué sirve un blogroll?

Vendido como fuente de información extra a la persona que lee, la realidad del blogroll es ganar audiencia a través de enlaces a terceros. Hace unos años los criterios de búsqueda no tenían el mismo poder y por esto el webmaster ponía a disposición cantidad de material relacionado para que su espacio subiese de posiciones. Hoy, con todas las técnicas SEO aplicadas para esto, la perspectiva ha cambiado bastante.

Hacer este tipo de ejercicios también nos ayudaba con los contactos. En un universo a punto de estallar, los blogs que estaban primero se relacionaban con otros de la misma temática para poder intercambiar ideas o hacer pequeñas listas de contenido. Si bien ahora seguimos buscando apoyo en aquel que hace lo mismo que nosotros, la situación no tiene nada que ver con lo que era entonces. ¿Disfrutas más de la distribución de artículos de hoy o eres de los clásicos que se queda en los viejos escenarios?

La problemática de los enlaces en un blogroll

Si echas un vistazo a los portales de Internet la dinámica del blogroll como tal se ha perdido. Aunque queden varios resquicios a los que agarrarnos, el blogger busca hoy otra forma de interacción con el usuario. En 2013, a razón de las técnicas Black Hat SEO, esta modalidad se fue perdiendo hasta el punto en el que hoy puede resultar peligroso poner en práctica algunas de ellas. En cualquier caso, no podemos obviar que los referidos pueden llegar sin ningún tipo de mala idea o crueles intenciones.

Los enlaces desde un footer en muchos casos, comenzaron a tener un comportamiento negativo para los sitios de recepción. De la noche a la mañana, una práctica que había sido clave durante años hace que las posiciones caigan por supuesto «colegeo» entre ambos webmasters. A pesar de lo mucho que sirvió entonces, hoy no se recomienda colocar los links en este sitio para que el blog en el que llevas trabajando años, no sufra las consecuencias.

Persona que sigue con el blogroll

Soy dueño de un blogroll, ¿me merece la pena hoy?

Aunque el volumen de blogroll hoy en Internet ha bajado considerablemente, todavía hay quien cuenta con uno entre sus dominios. Ya sea porque nos trae buenos recuerdos o simplemente porque queremos desafiar a la nueva tendencia, existen personas que siguen con ellos en su haber. A pesar de los múltiples conflictos que supone en ocasiones, sí que podemos continuar con ellos. ¿Acaso alguien te lo podría impedir?

Ligados a algunas recomendaciones, los blogger que quieran seguir con este contenedor de artículos tienen todas las de la ley para hacerlo. En cualquier caso, debes saber que las redes sociales han provocado una fuerte estampida que afectó a las posiciones de sitios bajo estos esquemas. Hoy, que la información se prefiere a través de otros escenarios más directos contar con uno de estos no tiene mucho sentido. Para los que no lo quieren eliminar otro consejo es colocar los enlaces nofollow pues de lo contrario, podríamos vernos en apuros.

¿Es bueno el blogroll para el SEO?

Con la cantidad de prácticas viciadas que hay a raíz del Black Hat SEO, un blogroll para posicionar nuestra web se puede considerar peligroso. El cuidado que Google tiene actualmente con los enlaces (que como el contenido deben ser de calidad) puede hacer que pases un mal rato si las intenciones no quedan claras. El término, que no es más que una larga lista de links de interés, puede llevar a confusión y a partir de aquí que nuestro espacio sufra una caída o penalización por parte del buscador. ¿Realmente quieres arriesgarte?

Es muy equívoco pensar que por tener mayor volumen de enlaces los artículos posicionarán antes. Para Google la experiencia del usuario es lo que define cualquier espacio por eso resulta fundamental que nosotros no solo sepamos lo que hacemos sino que demos a quien nos lee, aquello que anda buscando. Un blogroll llegados a este punto, solo te crearía problemas a largo plazo y muchos dolores de cabeza. ¡No dejes que ocurra!

Ejemplo de blogroll

Aquellos espacios creados en blogspot que contaban con una columna donde se hacía referencia a otros espacios de contenido similar son el mejor ejemplo de blogroll que podemos darte. Normalmente creados por personas que lo usaban como diario virtual, en su día fueron una tendencia difícil de olvidar. Hoy, casi obsoletos en todo el mundo, lo único que nos queda es recordar aquellas temporadas que nos pasábamos delante del ordenador escribiendo sobre algo que nos gustaba y queríamos compartir sin más. ¿Cómo era tu vida en los noventa?