Blacklists

Internet es la fuente de información más grande que existe. Actualmente millones de personas entran en la red a fin de saciar su curiosidad por saber o bien simplemente porque quieren entretenerse. Si bien la teoría suena perfecta, las Blacklist existen desde los primeros cimientos de la red. Como mala práctica del SEO (donde podemos agregarla en nuestras días) nos encontramos ante una técnica que resulta invasiva y muy perjudicial.

En el marketing online existen cantidad de alternativas para hacer promoción del sitio que administramos. Lejos de suponer un conflicto, hacer llegar al usuario algo que le pueda resultar interesante está recomendado por los mejores expertos en la materia. Sin embargo, cuando esto se hace sin planificación alguna, puede llegar Google y tomar tu sitio como una web negativa. ¿De veras quieres eso?

¿Qué son las Blacklist?

A modo de aviso, las Blacklist son pequeños listados donde se aglutinan las direcciones IP, los correos electrónicos y dominios que hacen un envío masivo de SPAM a los usuarios con el fin de estar más presentes en sus consultas diarias a través de Internet. Esta idea, llevada de una forma sana y natural no es algo que se pueda criticar pero la práctica roza niveles desmesurados la cosa cambia.

Para detectar estas listas negras de Internet por lo general, la acción comienza con el usuario. Existen botones desde los que podemos mandar un aviso sobre sitios sospechosos o que no está cumpliendo con las políticas de privacidad establecidas por ley (es importante estar al día de los cambios de régimen) El reporte recibido, lo estudia el buscador y es a raíz de esto cuando decide mandarlo junto con aquellas web perjudiciales.

¿Para qué sirven las Blacklist?

La finalidad de las Blacklist es mantener Internet limpio de sitios que no están cumpliendo con su cometido. Con las prácticas molestas, para un usuario que intenta estar informado y mantenerse al día, no conseguimos más que el enfado de alguien que está haciendo las cosas bien. Conseguir un equipo mucho más completo a todos los niveles es también una tarea de estos listados.

Las cuentas que abusan de los enlaces o los correos que llegan de la nada una y otra vez deberían quedar extintos pero para esto, necesitamos de la colaboración de todos esos usuarios que saben cómo funciona la red, cuál es su intención general y la forma de trabajar con los datos. Si navegando te encuentras con algo así, Internet agradece que mandes un reporte para que otras personas no sufran lo mismo.

Consecuencias de las listas negras, ¿cómo afecta a mi sitio?

La cantidad de consecuencias negativas que las Blacklist pueden suponer para tu sitio es algo que debes estudiar antes de darte a este tipo de prácticas nocivas. Si acabas de empezar en el mundo de Internet te aseguramos que hay muchos otros métodos éticos desde los que puedes hacer promoción de tu sitio. Estar en una lista negra consigue que el site para el que trabajas pierda credibilidad y por lo tanto seguidores.

Cuando un espacio no solo no está ofreciendo lo que se busca de él sino que llena la bandeja de entrada de las personas con SPAM o temas que no interesan. Si quieres conseguir tus objetivos online, lo mejor será que pienses en todas esas alternativas que hay disponibles para no caer en las listas negras. A la larga, aunque con trabajo y esmero se puede subsanar el error, lo cierto es que habría sido mucho más sencillo hacer las cosas bien.

¿Cómo puedo proteger mi web de las Blaklist?

Cuando nos hemos metido en un proyecto web del que queremos sacar buenos resultados, evitar cualquier conflicto relacionado con el SEO negativo nos ahorrará muchos problemas. Conocer cuáles son los parámetros del algoritmo de Google no solo nos sirve para posicionar en el buscador, también para que no haya problemas con las famosas Blacklist a las que tanto respeto hay que tener. ¿Te has visto afectado por ellas? A continuación, te dejamos con una serie de recomendaciones:

Bloquear el puerto 25 de la red

Configurar el cortafuegos para que solo permita conexiones salientes en el puerto 25 es una forma de evitar entrar en las listas negras que circulan por Internet. Aunque parezca algo demasiado técnico, es mucho más sencillo de realizar de lo que parece pero, si no se sabe hacer, lo mejor es consultar con una persona que está acostumbrada a este tipo de acciones para no caer en el error.

Usar una IP estática

Un servidor de correo que maneja una IP dinámica puede verse metido en conflictos. En ocasiones, si se pierde la conexión, al volver a la red lo hacemos con otra ID diferente (con sus propios registros DNS) pero apuntando a la que dejamos antes de salir. Esto, aunque parezca una tontería, se puede volver contra nosotros y hacer que entremos en las famosas Blacklist con el tiempo.

Configurar el cortafuegos

Con la idea de que se registre cualquier actividad saliente en el puerto 25 de todas las máquinas de su red, debemos configurar el cortafuegos para que cualquiera de las máquinas que tenemos con acceso al correo, pueda quedar señalada aquí sin conflictos. Atender a este detalle desde el principio es una buena idea para que después no tengamos que andar corrigiendo errores.

Contraseñas seguras

Por absurdo que parezca, siguen dándose casos de personas que dejan contraseñas por defecto o que no atienden a este aspecto de la seguridad en Internet. Escoger un conjunto de códigos complicados de acertar (y que tú recuerdes con facilidad, lógicamente) nos da la garantía de navegar protegidos evitando todo tipo de hackeos. En los negocios de éxito, este punto es una necesidad que no puedes obviar.

Autenticación SMTP

La autenticación SMTP, al igual que configurar el cortafuegos, es algo que debes tener muy en cuenta. Cualquier puerta que pueda dar acceso a tus archivos es vulnerable si la dejas sin revisión. Por añejo que parezca, los hackers están a la orden del día y si tienes una web visible que además gana éxito de cara al público, debes hacer todo lo que esté en tu mano para navegar seguro y dormir tranquilo.

Prohibir la retransmisión 

La retransmisión de correos es una práctica que puede jugar en negativo para nosotros. Muchas de las web que han entrado en las Blacklist se deben a algo tan simple como esto. Si somos profesionales, no debemos dejar el servidor de correo abierto puesto que es un nido de SPAM. Sin que nosotros nos demos cuenta, cualquier persona con habilidades (o los programas indicados) se infiltra y consigue el objetivo.

Tener un registro PTR válido

Todos los protocolos de seguridad que encuentres son pocos para estar protegidos. Un registro PTR válido que coincida con tu IP pública saliente, es una forma sencilla de evitar la lista negra. Desde aquí, los servidores hacen una búsqueda de DNS inversa a la dirección de nuestra conexión haciendo necesario que se verifique el nombre asociado a nuestra cuenta de inicio. ¡No lo dejes para mañana!

Protección de IP

A partir de la IP se pueden iniciar cantidad de conflictos. Proteger la identidad de nuestra cuenta es una manera de evitar las Blacklist y conseguir navegar de manera segura siempre que estemos conectados. Hacer un blindaje de la dirección es necesario para cualquier persona que está trabajando en Internet. Si tú eres uno de ellos, ¿a qué esperas para poner una solución cuanto antes?

Configuración del registro SPF

Gracias a este protocolo podemos evitar la suplantación de cualquiera de nuestras cuentas.