Black Hat SEO

Conseguir las primeras posiciones con nuestra página web no es una tarea sencilla. El algoritmo de Google cambia constantemente y debemos estar al día si queremos lograr este cometido. El Black Hat SEO, un término que con el tiempo se ha hecho muy popular, no entiende de normas y se salta las políticas para que todos los que pasamos años estudiando cómo escalar quedemos de idiotas.

Desde que los anuncios publicitarios comenzaron a ganar fuerza en Internet (teniendo en cuenta que podíamos sacar un beneficios de esto) la palabra SEO suena por todas partes. El Search Engine Optimization llegó a nuestras vidas para tiempo más tarde, convertirse en una profesión. Con cantidad de técnicas que pueden llevar tu proyecto a lo más alto de la red, sigue cargado de misterio para quien no lo conoce pero, ¿qué hay del sombrero negro?

¿Qué es el Black Hat SEO?

Se le llama Black Hat SEO al conjunto de técnicas que utilizamos con el fin de posicionar nuestra página web en Google de forma rápida y sin trabajar demasiado. Su metodología (no recomendada para proyectos serios) trata de «engañar» al buscador con pequeños trucos que tarde o temprano, nos acaban pasando factura. Estas prácticas, penalizadas al completo por el buscador, consiguen resultados inmediatos pero lejos de la naturalidad.

A pesar de lo mucho que se ha castigado, en Internet existen verdaderos expertos del sombrero negro que han posicionado nichos de todas las temáticas y estilos. Si bien nunca está de más aprender cosas nuevas (especialmente si te apasiona todo lo relacionado con el SEO) debemos ser conscientes del peligro de su práctica. ¿Pondrías en juego años de sacrificio y esfuerzo por llegar el primero antes que nadie?

¿Para qué sirve el Black Hat SEO?

A fin de conseguir los objetivos en posiciones que nos hemos puesto con nuestra página web, el Black Hat SEO es un concepto que nos lo pone muy fácil. Desafiando a las normas de Google, los más avispados se ponen manos a la obra logrando resultados que en teoría, cuestan mucho tiempo de esfuerzo. De forma poco ética inician una batalla con el algoritmo que se vuelve cada vez más peligrosa.

Como dato curioso, debemos decir que el Black Hat hace referencia a las películas de vaqueros. En el lejano Oeste era habitual señalar a los malos con un sombrero negro y gracias a él, los que tenían buenas intenciones sabían que estaban en peligro o que había alguien que quería hacerles daño. Traducido en posicionamiento web, el enemigo sería quien hace BH mientras que aquel que respeta las normas alguien en quien confiar.

Diferencias entre Black y White Hat SEO

Una vez que sabemos lo que es el Black Hat SEO, hablar del White es muy sencillo. Si el primero se basa en «estafar» a Google con la idea de posicionar una web antes que nadie, con el segundo estamos haciendo lo mismo pero de forma ética y sin saltarnos pasos morales. El buscador, que se guía por una serie de directrices, sabe perfectamente quién está haciendo las cosas por derecho y cuáles son las URLs que deben desaparecer.

El White Hat, frente al black nos ofrece la oportunidad de ver crecer nuestro proyecto web con el paso del tiempo e ir aprendiendo de todo aquello que hicimos entonces. El contenido de calidad, un buen diseño de plantilla y evitar que copien lo que escribes (si son cosas buenas y originales esto puede pasarte antes de lo que imaginas) son la clave del éxito de cualquier estrategia SEO. ¿Aceptas el reto?

Tecnicas Black Hat SEO, ¿cuáles son las más populares?

El boom del Black Hat SEO ha hecho que aquellos que lo practican, diseñen cantidad de técnicas con las que saltar por encima de los parámetros del buscador. A pesar de las consecuencias de un posicionamiento negativo, cada vez hay más personas que están interesadas en su metodología. A continuación, para los curiosos, os dejamos con algunas de las más populares:

Cloaking

Utilizada hasta la saciedad, el cloaking es una de las técnicas más peligrosas del Black Hat. En desuso desde hace algunos años (aunque todavía hay atrevidos que juegan con ella) consiste en crear dos versiones del contenido web para enseñar al usuario una y al buscador otra muy distinta. Para este último, solo se veía la parte optimizada y, gracias a ello, las posiciones eran mucho más rápidas.

Keyword stuffing

Aunque en un principio no estaba penalizada por el buscador, el abuso que se ha hecho de ella a todos los niveles consiguió que éste le diese otra vuelta de tuerca. Keyword stuffing consiste en hacer una sobreoptimización del contenido llenándolo de palabras clave (incluso cuando no tenían sentido dentro del contexto) Con buenos resultados de inicio, actualmente debemos tener cuidado si no queremos perjudicar nuestro espacio.

Spamming Keyword

El spamming keyword es otra técnica que lleva años penalizada. A pesar de su similitud con la anterior, no viene a decir lo mismo en su práctica. Con ésta, los artículos se llenaban de palabras clave de forma invasiva y haciendo que el usuario se sintiese incómodo mientras leía el texto. La idea (absurda cuanto menos) de que en Internet no se lee es lo que provocó este tipo de métodos que hoy ya han pasado factura.

Blackdoors

Las «puertas traseras» no solo juegan en nuestra web sino que ataca a la competencia provocando un SEO negativo y haciendo, de forma progresiva, que baje posiciones para así nosotros ganar las que ellos han dejado. En un principio funcionaba hasta tal punto, que su práctica se hizo sin límites. El algoritmo de Google, que siempre está mirando cómo mejorar, castigó todas las páginas que se tiraron a la práctica. ¿Lo hiciste tú alguna vez?

Texto oculto

Con el texto oculto no molestamos a los usuarios. A través de un JavaScript colocamos un escrito invisible para la persona que nos lee pero que sí se aprecia en los motores de búsqueda. Con el fin de posicionar el contenido, éste actúa sobre las reacciones pero sin hacerse notar. A pesar de que en un principio funcionó, con el paso del tiempo ha sido una de las prácticas más castigadas de nuestra actualidad.

Spinning

El «copia-pega» de toda la vida. La creación de artículos como si fueran nuestros pero que en realidad se han sacado de otros escritos originales, sigue siendo algo muy popular. Dentro del Black Hat SEO puede que no esté penalizado como tal pero sí que nos encontramos con mucha dificultad para posicionar (por no decir que en algunos casos es prácticamente imposible) ¿Quieres contenido de calidad? ¡Contrata el servicio!

Page Hijacking

Con el fin de hacer SEO negativo a nuestros competidores, el page hijacking es básicamente clonar una página web que nos ha gustado y tratar de conseguir el máximo de número de enlaces y comentarios por encima de aquella que vimos original en Internet. Esta técnica, bastante avanzada, casi no se utiliza por su alto índice de peligrosidad y la cantidad de problemas que ha dado.

Compraventa de enlaces

Muy extendida en nuestros días, la compraventa de enlaces también está considerada una técnica de sombrero negro que huele desde lejos. Si bien el linkbuilding es necesario para posicionar una página web (sobre todo con un tema de alta competencia) lo cierto es que debemos tener cuidado con ella y valorar, desde el primer contacto, que la persona con quien lo hacemos es de fiar. ¿Cuántos has encargado tú para este mes?

¿Es ilegal el Black Hat como tal?

Esta es una de las preguntas más comunes de todos los que andamos metidos en este mundillo. La legalidad del Black Hat SEO ha sido tema de conflicto durante muchos años y aún hoy, hay detalles que se nos escapan. De forma rápida diremos que ilegal no es pero sí puede darte muchos disgustos con su práctica. Con estas técnicas lo único que buscamos es ahorrar tiempo (y dinero) de cara a las posiciones y, ¿qué tiene de malo?

En cualquier caso, cualquier práctica que esté fuera del White Hat y que actúe sin naturalidad es un riesgo para esos proyectos en los que hemos puesto el corazón. Con constancia, estudiando técnicas sanas y contenido de calidad, las visitas en algún momento vendrán solas. Son muchas las páginas web que, nacidas con buena intención, han caído desde la cima por este tipo de fallos. ¡No dejes que ocurra con la tuya!

¿Por qué debemos evitar las técnicas del sombrero negro?

No, el Black Hat SEO no es ilegal pero aun así debemos evitarlo. Un uso reiterado de este tipo de prácticas (sobre todo en una web que hemos hecho con cariño) puede destrozarnos las ilusiones. Considerado negativo hasta en sus partes más inofensivas, con el paso del tiempo veremos las consecuencias. A corto plazo, los enlaces de baja calidad, el contenido duplicado o el daño a las buenas acciones de la página, son los responsables.

Por otro lado, cuando Google se dé cuenta de lo que estás haciendo no dudará en castigarte. El primer aviso es ver cómo tu web desaparece de las posiciones que habías logrado (seguramente guiado por buenas prácticas) A partir de aquí, la caída en picado -si no pones una solución- está cantada. En definitiva, jugar con el algoritmo sale caro y es por ello que debemos evitar una mala práctica a toda costa.

Ejemplo de Black Hat SEO

Existen cientos de ejemplos de Black Hat SEO en Internet. Por poner uno de referencia pensaremos en esa página web que hemos trabajado día y noche pero que, llegado un momento, queremos que suba rápidamente de posición sin importar las consecuencias. Recurrir a las granjas de enlaces con el fin de conseguir URLs externas es un error garrafal a largo plazo. ¿Qué garantías de pagerank positivo ves aquí?