API

En tecnología, entre otras muchas cosas, acortar la duración de los procesos es uno de los primeros objetivos. Para un mundo que va a toda velocidad, ofrecer la mayor efectividad en el intervalo de tiempo más corto, es una forma de garantizar que estamos capacitados para el trabajo. API, de ser alguien con nombre y apellidos, podríamos ponerlo de ejemplo.

Dentro del terreno del marketing, disponer de ciertas herramientas que nos facilitan las tareas de rutina es una bendición en nuestros días. Si las nuevas tecnologías avanzan a pasos de gigante, la comunicación digital no se ha quedado atrás. ¿Imaginas la locura que supondría tener que gestionar más de cien cuentas de Twitter de forma manual?

¿Qué es un API?

La Interfaz de Programación de Aplicaciones, Application Programming Interface, es un conjunto de códigos aplicados para que varios programas se comuniquen entre sí y puedan establecer conexiones a favor de una tarea final. La interacción entre dos o más software consigue que la ejecución de cualquier trabajo sea mucho más rápida y ordenada, con lo que buscamos una mayor funcionalidad.

En teoría, aunque suene a algo que no tiene ninguna otra finalidad más allá del campo de la programación, también entra el marketing digital. Los APIs están metidos en cantidad de redes sociales y, aunque nosotros no podamos verlo, nos ayudan con las gestiones de mercadotecnia a gran escala.

¿Para qué sirven las API?

Con el fin de conectar plataformas diferentes, las APIs, también en el marketing online, nos dan la oportunidad de aprovechar las utilidades de una web a otra; además, en los tiempos que corren han cobrado especial importancia con las redes sociales. Su capacidad de poder manejar varias cuentas a la vez, o de automatizar las publicaciones, es algo que favorece notablemente a las empresas.

Si miramos su funcionalidad desde el ámbito manual nos daremos cuenta de lo mucho que aportan las APIs a cualquier trabajo de oficina. La idea de poder hacer varias cosas a la vez sin que tengamos que estar pendiente del proceso es una tranquilidad que, sin la cabeza pensante que ideó este código, hoy no sería posible.

Usos comunes de las API

Teniendo claro el concepto de API y para qué sirve podemos hacernos una idea más cercana de cuáles son los usos que se le dan en nuestros días. Actualmente, más del 90% de las empresas en todo el mundo cuenta con una serie de programas conectados por uno de estos ficheros.

1. Desarrollo de programas y/o software

El desarrollo de softwares y programas ha mejorado mucho con la llegada de las APIs. Antes de ellas era necesario implementar todo el código de manera manual y esto, aunque siempre ha sido posible, suponía una gran cantidad de horas delante de un ordenador con todas sus consecuencias. Este fichero permite que algunas funciones indispensables se hagan de forma automática y, por tanto, el trabajo es mucho más rápido y menor.

2. Redes sociales

El potencial de las APIs con las redes sociales hace unos años era imposible de imaginar, pero con el empuje del Social Media en cualquier empresa que se precie puede encontrar la fórmula para abreviar tareas relacionadas con ello; hoy, herramientas como Hootsuite y derivados tiran de ellas.

3. Venta de productos

Las APIs también han encontrado su sitio en esas páginas que comercializan con productos de diversas marcas. El hecho de que tú puedas implementar referidos de Amazon o eBay en tu página web, de forma automática, lo ha provocado este fichero. De no ser así, serías tú quien tendría que hacerlo todo de forma manual, con el trabajo que eso conlleva.

APIs Tu Educadora

Importancia de las API en el SEO

Una vez más API se pone delante de un proceso para ahorrar tiempo y dinero a la empresa que necesita este tipo de gestión. En SEO, cuando tenemos muchos portales web en los que debemos hacer la misma ejecución, cualquier aspecto manual nos supondría una tarea costosa y que duraría muchas horas.

En las auditorías SEO, contar con un archivo que nos ayude a realizar todos los pasos de forma rápida y sin ningún tipo de complicación es una ventaja por delante de cualquier otro profesional que está haciendo las cosas de su puño y letra. Si bien esta alternativa también es factible, y expertos que solo cuentan con un par de webs lo suelen hacer así, cuando el volumen de trabajo es grande, lo mejor es tirar de las Application Programming Interface.

API para empresas, ¿cuáles son sus ventajas?

Si para los profesionales independientes las API suponen un adelanto de cualquier tarea rutinaria que tenga que realizar, estos ficheros para las empresas son la solución de los problemas o conflictos que se puedan presentar en una entidad con altos volúmenes de trabajo o procesos por gestionar. A continuación, te dejamos con algunos de las ventajas que supone para las firmas:

1. Organizar sistemas internos

Tanto al comenzar con un nuevo proyecto como para ese en el que llevamos tiempo trabajando sin la velocidad estimada, las API son buenas herramientas de gestión. De forma automática puedes realizar tareas de rutina con la garantía de que, además de bien ejecutadas, se harán en un intervalo bastante corto de tiempo.

2. Reducción de costes

Las Application Programming Interface no solo sirven para que el trabajo se haga de forma más rápida sino que, gracias a la implementación del programa en nuestra empresa o marca, también podemos reducir los costes de mantenimiento. Cuanto más tiempo tengamos que emplear en una actividad mayor será el gasto de recursos; por eso, con las API esto parece que ha cambiado para siempre.

3. Agilidad laboral

Después de todo lo que llevamos contado sobre las API, lo de la agilidad laboral es algo que no necesitaremos explicarte. Gracias a estos programas, la velocidad en los procesos de transformación de cualquier trabajo que tengamos pendiente, está asegurada. ¿Acaso no es lo que buscan todas las entidades?

4. Nuevas oportunidades para el negocio

Cuando tenemos un programa que está haciendo por nosotros todo tipo de gestiones, el tiempo que disponemos para pensar en otras formas de negocio o cómo generar mejores ingresos es mucho mayor y, desde aquí, seguramente veamos otras oportunidades con las que seguir creciendo no solo a nivel laboral sino también como persona.

Ejemplo de API

Existen cantidad de ejemplos de API que podríamos poner pero por citar alguno, hablaremos de la “llamada social”. Los botones de las redes sociales que nos encontramos en las páginas web o al final cualquier artículo publicado sirven como tal. ¿Te apetece compartir en Facebook algo que has leído y te gustó? ¡Solo clica ahí!