Ambient Marketing

Por la calle caminan administrativos que van a la oficina, adolescentes que han quedado con sus amigos y parejas cogidas de la mano. El ambient marketing, como herramienta de publicidad innovadora, sabe aprovecharse de lo cotidiano para generar una reacción. Ahora, gracias a sus técnicas, cualquiera puede conocer un producto sin notar que le está haciendo promoción del mismo.

Captar la atención del ciudadano, especialmente si va muy deprisa hacia su destino, no es una tarea fácil. De esta forma, aunque el producto pueda generar impacto por sí mismo con una buena estrategia de publicidad no pasará desapercibido para nadie.

¿Qué es el ambient marketing?

Aunque las técnicas convencionales de publicidad se siguen usando, con las nuevas generaciones también llegan otras formas de hacer anuncios. Con el ambient marketing, los elementos del entorno e incluso los espacios urbanos se convierten en el escenario perfecto para hacer una promoción.

Ante una sociedad saturada de contenido publicitario tenía que salir una nueva manera de causar impacto sin que el usuario se sienta invadido. En ocasiones, los métodos han sido bastante intrusivos y, aprendiendo de los errores, esta variante del marketing surgió con el fin de cambiar algunas cosas.

¿Cómo funciona el ambient marketing?

Como cualquier otra técnica de publicidad, el ambient marketing tiene como finalidad llamar la atención del individuo. Con una metodología muy diferente, a través de pequeñas alteraciones en el entorno urbano su mensaje llega hasta nosotros sin invadir nuestro espacio pero quedando latente en nuestras mentes.

Con campañas limitadas, gracias a las redes sociales, pueden llegar a la otra punta del mundo o quedarse grabadas en el tiempo. Los ascensores, las escaleras o los bancos del parque son elementos ideales para hablar de un producto sin que el ciudadano sienta que le quieren vender algo. ¿A que tú también los has visto?

Diferencias entre ambient marketing y street marketing

Aunque todavía haya mucha gente que los confunda, ambient marketing y street marketing no son lo mismo. En la forma de actuar respecto al entorno, el primero es un conjunto estético donde el elemento urbano no cambia de ubicación ni su uso habitual pero sí está haciendo llegar un mensaje. Por su parte, el segundo introduce un nuevo objeto, un flyer por ejemplo, con el que sabemos de la existencia del producto.

La otra gran diferencia es el impacto que producen. No es lo mismo que una persona te llegue con un folleto, street marketing, a que subas las escaleras del metro y observes que en los peldaños hay una nueva hamburguesa del KFC que te apetece probar, ambient marketing. Si bien ambos están en la calle, la forma de llegar hasta nosotros discrepa bastante.

Beneficios del ambient marketing para nuestra marca

Con la buena repercusión que ha ganado en los últimos años, el ambient marketing ha entrado en las estrategias publicitarias de empresas a unos niveles que, en su momento, ni se hubieran planteado. Si buscas innovar quizás debas atender a la cantidad de beneficios que supone esta estrategia:

Publicidad de gran impacto

Crear un gran impacto en las personas que lo tienen delante es uno de los principios de este formato de publicidad. En una sociedad que está altamente sensibilizada con los carteles de las paradas del autobús, colocar un anuncio donde nadie lo espera es lo que consigue que le presten atención. ¿No sería perfecto para tu empresa?

Campañas de bajo coste

A pesar de lo que pueda aparentar, el ambient marketing no es excesivamente caro. Con un éxito basado en la magia y el ingenio, las empresas no necesitan invertir grandes cantidades de dinero para disfrutar de todas sus ventajas. Por lo general, los métodos convencionales son los que más aprietan nuestros bolsillos.

Visibilidad de la marca

Puede que al principio no lo creas posible pero todo el mundo va a ver tus productos. La visibilidad de la marca, de forma inconsciente, es lo que hace a esta técnica un recurso querido por la gran mayoría. Con las calles llenas de gente, incluso aquel que no está pendiente puede tropezar con lo que vendes. ¿Se te ocurre algo mejor?

Top of the Mind

Aunque todo acto publicitario tiene su fecha de caducidad, la estrategia que usa el ambient marketing, dada su originalidad, perdura en el tiempo. El impacto está en la forma en la que hemos recibido el mensaje y, si al sentarnos en nuestro banco favorito vemos que hay una imagen de un producto publicitario, cuando volvamos recordaremos que una vez estuvo allí.

Ejemplo de campaña de ambient marketing

El apartamento temporal que Ikea montó en la estación de Auber de París en 2012 es uno de los mejores ejemplos de campaña ambient marketing que existen. Durante una semana, cinco personas convivieron en un espacio de cincuenta y cuatro metros cuadrados como estampa de la nueva tienda que la empresa abría en la ciudad.

Como si de un pequeño Gran Hermano se tratase, los viajeros se subían al tren viendo a cinco chicos muy diferentes entre sí haciendo su vida en directo. De esta forma, se consigue una publicidad a un coste muy bajo y con grandes beneficios que perduran en el tiempo.